Adelgazar debidamente

Adelgazar debidamente

Adelgazar supone un sacrifico de cambios de hábitos en la alimentación, incluso de cambio de vida en general, pues comer de forma saludable, se convierte en un estilo de vida. De esta forma, el metabolismo va cambiando y logrando que el peso vaya disminuyendo si sacrificio.

Hemos de combinar correctamente los alimentos, pues así las digestiones se realizan más fácilmente, pues si sucede lo contrario, el metabolismo se ralentiza y aparecen los gases y el estreñimiento.

Los alimentos rápidos de digerir, son aquellos que el organismo reacciona acelerándose, por lo tanto, la quema de calorías se hace de manera más rápida. Como ejemplo, tenemos que si se comen proteínas y carbohidratos, los dos hacen presión en el sistema digestivo, por lo tanto la digestión se hace más lenta, entonces la comida se fermenta en el estómago, se producen así los gases y la saciedad, teniendo mayor sensación de cansancio y decaimiento cuando realizamos esta pesada comida.

Combinar los alimentos correctamente, es el secreto de muchas dietas, estas se organizan en dos etapas, la primera para perder el peso y la segunda para mantenerse, consiguiendo un nuevo estilo de vida. En la primera etapa, se han de eliminar los alimentos que dañan, separarlo en cuatro grupos, según sus aportes y aprender a consumirlos en cuanto a su combinación. En la segunda, se ofrecen “recompensas” en forma moderada, sin perder el equilibrio de la dieta, es decir, incluir alguna copita de vino, una pizca de azúcar, un poquito de chocolate… siempre de manera puntual.

Las dietas energéticas

Las dietas energéticas

Comenzar el día con energía, es el secreto de una buena dieta. En ello, está el desayuno completo, el cual, se convierte en la principal comida del día. Este ha de contener lácteos (yogur, leche, queso…), frutas y cereales. Pero no solo con esto, se consigue la energía necesaria para afrontar el día, sino tener especial cuidado con las comidas demasiado abundantes, pues alimentar al organismo con más energía de lo necesario, no beneficia para nada. Se ha de tomar solo lo justo  que se necesita para funcionar, ya que las digestiones se pueden volver pesadas. Tampoco la dieta ha de ser pobre y escasa, ya que la monotonía o la poca nutrición pueden debilitarnos. Un buen menú saludable, es aquel que alterna toda clase de alimentos, sobre todo frutas y verduras.

Igualmente las comidas deben ser a lo largo del día en varias veces, cinco al día y en poca cantidad es lo perfecto. No es nada conveniente hacer pocas comidas en excesivo alimento, pues muchas horas sin comer, baja la azúcar en sangre y dan sensación de fatiga. La fibra es una gran aliada, pues aporta mucha energía y duradera, ideal para la merienda.

La hidratación, es también muy importante. Es necesario tomar como mínimo dos litros de agua diariamente o bien en zumos, sopas, infusiones, etc. Si no consumimos suficiente líquido, el corazón se esfuerza en su trabajo y el cansancio es evidente. La orina es un buen control para saber si tu cuerpo está bien hidratado. Ir al baño cada dos o tres horas, es signo de buena hidratación.

La dieta macrobiótica

La dieta macrobiótica

¿Has oído hablar alguna vez de las dietas macrobióticas?, pues esta es de origen japonés, la cual, como esta cultura siempre persigue, logra el equilibrio del cuerpo y la mente. Se busca estas cualidades a través de la alimentación. Su creador fue Georges Ohsawa, realizándola con la combinación del ying y el yang, los cuales tienen unos principios que evitan las enfermedades espirituales.

Se clasifican los alimentos en dos, unos pertenecen al yin y los otros al yan. Los primeros, son los fríos como frutas, verduras, lácteos… y los segundos los calientes, pescados, cereales, tubérculos… estos últimos se consumen menos.

La dieta, se compone del 50% de cereales integrales (de esta forma se retiran los alimentos refinados), el 15% de frutas y legumbres y el resto del porcentaje por verduras.

Algunos alimentos orientales son específicos y básicos en este tipo de alimentación, estos pueden ser el mijo, cous cous, soya, hongos, algas… pero actualmente se puede conseguir en muchos supermercados, pues hoy en día, toda se ha universalizado.

Si te has decidido a seguir esta dieta debes de saber:

-se deben evitar alimentos procesados y artificiales, teniendo como preferencia los orgánicos y naturales

-azúcar y sal, se han de consumir de manera natural, dejando a un lado las formas refinadas

-café y té también se han de dejar a un lado

-pescado y huevos, se pueden consumir de manera orgánica

-las carnes blancas, se pueden incluir de vez en cuando

-carnes rojas y lácteos están prohibidos

-dulces y miel se evitan, al igual que tubérculos y tomate

Dieta elaborada por medico

La dieta Montignac
Alimento Cantidad Calorías Proteínas Lípidos Glúcidos
Leche des. 200 ml. 72 7.2 0.2 9.8
Zumo naranja 200 ml. 272 0.6 —– 71.6
Pan tostado 60 grs. 188.4 5.64 12:54 41.1
Mantequilla 10 grs. 79.5 12:02 8:53 0
Judía 250 grs. 37.5 2.5 12:25 8
Aceite 5 grs. 46.5 —– 4.99 0
Ternera 100 grs. 224 08.26 03.12 —–
Manzana 180 grs. 93.6 12:54 0.72 24.84
Infusión 200 ml. 116 02.28 —– —–
Queso fresco 50 grs. 95 6:05 7.3 1:58
Manzana 180 grs. 93.6 12:54 0.72 24.84
Huevo 100 grs. 155 13.06 10.09 12:55
Jamón dulce 50 grs. 109.5 05.11 7.6 6.4
Lechuga 100 grs. 17 2.1 0.2 9.2
Mandarina 200 grs. 66 2.4 1.8 21.06
TOTAL (grs.) 106.78 55.15 211.41
TOTAL (cal.) 1665.6 427.16 496.35 845.64
TOTAL (%) 25.64 29.08 50.77

La dieta número 3 aporta 1665.6 calorías, por lo tanto es más calórica que las otras dos, pero es también adecuada para el adelgazamiento porque generalmente cuando una dieta aporta menos de 2000 calorías, ya se empieza a disminuir de peso. En cuanto a los nutrientes, nos ofrece un 25.64% de proteínas, un 29.8% de lípidos y un 50.77% de glúcidos. Podríamos decir que es equilibrada, aunque quizás contiene demasiadas proteínas ya que se sobrepasa un 5% de lo establecido; seguramente que sería más apropiado que este cinco por ciento sobrantes, pasara a ser glúcido. En resumen, la dieta aporta un pequeño exceso de proteína poco importante, pero se podría seguir considerando equilibrada, porque no creo que este pequeño incremento se notara en nuestro cuerpo.

Dietas con píldoras

Dietas con píldoras

Existe una afición muy errónea en cuanto a las dietas en las que se suprimen alimentos y se sustituyen por píldoras, las cuales, se toman sin prescripción médica. Estas píldoras, están aconsejadas para perder peso y se dividen en dos clases: inhiboras y bloqueadoras de grasas.

Las primeras, se dividen a su vez en dos tipos.

-funcionan como dilatadoras del estómago, produciendo así saciedad y eliminando el apetito. Sus problemas consecuentes son el daño del intestino

-contiene drogas (anfetaminas, efedrinas), utilizadas  para casos de obesidad. El gran problema de estas es la afección en el sistema nervioso y adicción, además de causar daños en el sistema endocrino

Las segundas, destinadas a la absorción de grasas, como su propio nombre indica, cumplen dicha función,  impiden que las grasas sean absorbidas por el organismo y se expulsen completamente por la orina. Estas son recetadas solamente si se tiene sobrepeso, pero la obsesión de muchas mujeres por quitarse esos kilitos de más que les sobran, les lleva a la capacidad y el riesgo de tomarlas. Los problemas que se pueden encontrar son los siguientes:

-problemas cardiovasculares, pues se acelera el ritmo cardíaco

-aumenta la presión sanguínea, por lo tanto se sufre el riesgo de hipertensión

-sequedad en la boca

La dieta más adecuada, es aquella en que se consumen todos los alimentos de forma equilibrada, ya que el organismo necesita de todos los nutrientes y grasas, pero de una forma establecida y controlada, nunca de manera artificial.

Dieta de alimentos de color naranja

Dieta de alimentos de color naranja

Te vamos a mostrar una dieta que en esta ocasión, no es exclusiva para perder peso, sino para mantener la belleza de tu piel, pues si incluyes los alimentos que a continuación te indicamos, no solo conseguirás estar saludable, sino que tu piel, también lo estará, además te ayudará a no envejecer prematuramente.

Te estamos hablando de unos alimentos específicos, estos son los de color naranja, los cuales, obtienen este color tan característico debido a su gran riqueza en vitaminas y antioxidantes. Estos son perfectos para los beneficios que antes te hemos indicado. Para ello, has de introducir en tu dieta alimentos como:

albaricoques, pues aunque son muy dulces por su contenido en azúcares (sobre todo los secos) son muy ricos en sales minerales, de forma destacada el potasio, además de contener igualmente provitamina A y vitamina C. Son perfectos para reponer la energía después de un día agotador

-las naranjas, fruta típica de la que recibe el nombre por su destacado color, es muy rica en vitaminas A, B y C, además de agua y azúcar. Forma una gran barrera protectora para el organismo, además de servirle de gran ayuda para absorber  el hierro, algo que proporciona un seguro bienestar y un buen color de piel. Se toman en zumo la mayoría de las veces, pero un buen consejo, es comerlas en crudo, pues contienen mucho más sus propiedades que si se las exprime, sobre todo, calcio y fibra. Las puedes incluir en tu postre diario.

¿A dieta? ¡Cuidado con tus hijos!

¿A dieta? ¡Cuidado con tus hijos!

En muchas ocasiones, cuando los padres se ponen a dieta, tienden a cambiar los hábitos de toda la unidad familiar para que, de este modo, sea más sencillo cumplir con lo estipulado en el nuevo plan alimenticio, o simplemente porque consideran que si algo no es bueno para ellos, tampoco lo es para el resto de la familia.

Esto, sin embargo, puede ser especialmente peligroso para los niños, porque pueden suprimirse de su dieta ciertos productos que son necesarios para su buen crecimiento y desarrollo. Una encuesta realizada en el Reino Unido este año concluía que el 60% de las personas entrevistadas que habían hecho dieta, había eliminado de la alimentación de sus hijos el pan, las patatas o la fruta, entre otros.

También es frecuente que los padres eliminen productos de la dieta de sus hijos cuando quieren que éstos adelgacen, pero sin consultar con especialistas, por lo que el resultado puede no ser el esperado. Los menores de 12 años no pueden hacer dietas tan resctrictivas como los adultos, a menos que sufran de sobrepeso y obesidad y un especialista supervise su alimentación. Las grasas, lácteos, arroz, legumbres y huevos, por ejemplo, son primordiales en el desarrollo de los niños y no puede jugarse con algo así.

Conoce la dieta rajástica

Conoce la dieta rajástica

Este tipo de dieta es originaria de La India y se basa en la premisa de que cada alimento que tomamos influye en nuestro futuro. El objetivo es lograr una armonía entre mente, cuerpo y espíritu mediante la sabia combinación de alimentos.

Utiliza muchas salsas y especias, así como frutos secos y verduras. Por el contrario, elimina la carne, los huevos, quesos duros y alimentos grasos. Además, hay una serie de alimentos que se consideran regalos de Dios, que son el jengibre, el ajo y la cebolla. Pueden comerse juntos o por separado, aunque la creencia es que si se combinan, los efectos benéficos serán mucho mayores.

Algunos de los platos típicos de la dieta rajástica son:

-Kitcheree: se prepara con arroz, ajo, cebolla, jengibre, soja, especias y aceite de oliva. Suele servirse con verduras hervidas, queso, yogur y salsa picante.

-Lasi de mango: se licuan los mangos con dos yogures, tres cucharadas de miel y una de agua de rosas.

-Té Yogui: se hierve el agua y se le añaden tres clavos de olor, cuatro vainas de cardamomo, cuatro granos de pimienta negra, un poco de canela, un trozo de raíz de jengibre. Después se le agrega un cuarto de cucharada de té negro y se deja reposar dos minutos. Se cuela la infusión y se le añade media taza de leche y miel al gusto.

Dieta contra la depresión

Dieta contra la depresión

La depresión, es uno de los síntomas que también se pueden aliviar e incluso curar a través de una buena y adecuada dieta. Estos problemas depresivos, pueden aumentar con los problemas mentales y emocionales de la persona. Pastillas y antidepresivos llegan a formar parte de la rutina diaria, nada aconsejables para el organismo por sus negativos efectos.

Para aliviar este problema, nosotros te recomendamos una vida más sana y saludable que puedes empezar haciendo lo siguiente:

-la hierba llamada “ruda blanca” y también conocida como “San Juan”, es casi milagrosas, pues posee unas sustancias que de ellas son elaborados muchos depresivos, por ello, es una forma de sustituirlos de manera natural y sin perjudicar a través de los añadidos químicos. Estas sustancias aumentan la producción de endorfinas. Sus infusiones liberan el estrés. Otras buenas plantas para estos síntomas, son las algas marinas

-los hábitos de alimentación, es uno de los procesos que puede cambiar la forma de funcionar el organismo. Si pierdes peso a través de una dieta baja en calorías te puede ayudar al estado de ánimo. El consumo de pescado, carnes rojas sin grasa, verduras de todos los colores… te hacen sentirte renovada. Una buena opción son las dietas macrobióticas

-el ejercicio, es otra de las formas con las que el organismo se siente bien. Por la mañana puedes ir al parque a caminar o realizar una carrerita, aunque los primeros días son un poco duros, con el tiempo lograrás solo beneficios, pues el deporte aumenta la producción de endorfinas, la cual, da síntomas de felicidad

Calabacín relleno con bacon y langostinos

Calabacín relleno con bacon y langostinos

Ingredientes para 4 personas:

-2 calabacines

-12 cortes de panceta ahumada

-12 langostinos

-huevos

-pan tostado

-aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Cortar los calabacines a lo largo, de manera que os salgan unas rebanadas ni demasiado delgadas ni demasiado gruesas, y que podáis poner encima los demás ingredientes. Una vez extendidas las rebanadas de calabacín, poner encima de cada una un trozo de tocino y un langostino, que deberá pelado antes. Enrollar todo ello, y fíjate lo con un palillo. Seguidamente, y cuando los tengáis todos preparados, pasarlos por los huevos batidos y el pan tostado, y freír en una sartén con aceite bien caliente.