Consejos para controlar las varices

Consejos para controlar las varices

Muchísimas mujeres, principalmente de mediana edad, pero también más jóvenes, se ven afectadas por las antiestéticas varices. La genética y los hábitos de vida son factores determinantes para su aparición, y aunque no suelen ser dolorosas, las chicas que las tienen suelen acomplejarse y evitan en lo posible mostrar las piernas.

Las varices son dilataciones de las venas que suelen aparecer en las piernas, pero también pueden estar en el esófago, el ano o los testículos. El sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo influyen en su aparición, al igual que el estar mucho tiempo de pie o vestir ropa muy ajustada, que son actividades que pueden favorecer que suframos este problema.

Lo más recomendable para evitarlas es hacer ejercicio de forma regular, mantener una dieta saludable y no experimentar subidas y bajadas de peso muy bruscas. Para eliminarlas, en caso de que ya existan, los métodos más eficaces pasan por la cirugía, pero cada vez están más perfeccionados, así que el resultado es muy bueno. Es necesario, eso sí, que te asesores bien y acudas a un centro especializado de profesionales preparados.

Mantener el peso ideal

Mantener el peso ideal

Una vez alcanzado el peso después de realizar una dieta, siempre tenemos miedo al efecto rebote, ya que el cambio de alimentación resulta muy duro. Comer un vaso de yogur con cereales en donde antes nos comíamos una bolsa de patatas fritas, se convierte en una meta, la cual, se aguanta durante un tiempo, pero cuando ya perdemos los kilitos que nos sobraban, comenzamos de nuevo a darnos el placer que tanto nos gustaba, entonces nos preguntamos ¿cómo puede seguir manteniendo mi peso ideal?, te damos algunos consejos a continuación:

-el agua es principal, pues beber dos litros al día, además de quitarnos la sed, quita el apetito, nos da sensación de hambre, quita la ansiedad y hace que esas horas críticas no nos apetezca picar lo que no debemos. Cuando tengas apetito, busca tu botella de agua, tenla siempre a mano

-cuando te sientes en la mesa, procura comer despacio, no tengas prisa en sentarte, utiliza todos los cubiertos, de esta forma, los bocados duran más tiempo. Comer despacio, ayuda a mantener el peso ideal, además de ser de buena educación, pues no hay nada más desagradable que ver comer a una persona de forma devoradora. Lo ideal es esperar a que todos terminen de comer para levantarse

-el postre, puede convertirse en nuestro enemigo. Cuando terminamos de comer, parece que el organismo espera algo dulcecito que le de un respiro a la dieta, pues no te equivoques, el postre, es el alimento que ha de procurar que la digestión se realice de forma fácil y ligera, por ello, lo mejor y más indicado es la fruta. Prueba a hacerte una rica macedonia.

Dieta contra la depresión

Dieta contra la depresión

La depresión, es uno de los síntomas que también se pueden aliviar e incluso curar a través de una buena y adecuada dieta. Estos problemas depresivos, pueden aumentar con los problemas mentales y emocionales de la persona. Pastillas y antidepresivos llegan a formar parte de la rutina diaria, nada aconsejables para el organismo por sus negativos efectos.

Para aliviar este problema, nosotros te recomendamos una vida más sana y saludable que puedes empezar haciendo lo siguiente:

-la hierba llamada “ruda blanca” y también conocida como “San Juan”, es casi milagrosas, pues posee unas sustancias que de ellas son elaborados muchos depresivos, por ello, es una forma de sustituirlos de manera natural y sin perjudicar a través de los añadidos químicos. Estas sustancias aumentan la producción de endorfinas. Sus infusiones liberan el estrés. Otras buenas plantas para estos síntomas, son las algas marinas

-los hábitos de alimentación, es uno de los procesos que puede cambiar la forma de funcionar el organismo. Si pierdes peso a través de una dieta baja en calorías te puede ayudar al estado de ánimo. El consumo de pescado, carnes rojas sin grasa, verduras de todos los colores… te hacen sentirte renovada. Una buena opción son las dietas macrobióticas

-el ejercicio, es otra de las formas con las que el organismo se siente bien. Por la mañana puedes ir al parque a caminar o realizar una carrerita, aunque los primeros días son un poco duros, con el tiempo lograrás solo beneficios, pues el deporte aumenta la producción de endorfinas, la cual, da síntomas de felicidad

Los peligros del respiracionismo

Los peligros del respiracionismo

Una mujer de unos 50 años ha muerto en Suiza tras seguir una dieta espiritual basándose en el documental Am Anfang war das Licht («Al principio fue la luz») del director Peter-Arthur Straubinger. En él, aparecen una serie de entrevistas a personas que dicen haber estado sin comer ni beber durante mucho tiempo.Según su teoría, se puede vivir alimentándose de la luz del sol. El impulsor es el yogui Prahlad Jani, de 83 años, que sostiene que vive así desde 1940.

Los que siguen esta doctrina mantienen que pueden sobrevivir a través del respiracionismo o inedia, la supuesta habilidad de vivir sin alimentarse. La mujer que ha fallecido, inspirada en un libro de Ellen Greve, murió de hambre, según la autopsia que se le realizó. Se trata de la cuarta muerte desde los años 90 vinculada a esta peligrosa práctica. Los otros casos se han producido en Alemania, Reino Unido y Australia.

Cómo alimentarte para rendir más en tus estudios

Cómo alimentarte para rendir más en tus estudios

La alimentación influye muchísimo en nuestro estado de ánimo y por tanto, en las tareas que tengamos que desarrollar. Por ello, a la hora de estudiar, una adecuada alimentación puede ayudarnos a estar más tranquilos mentalmente, con más energía para hacer cosas y sí, con más capacidad para memorizar datos.

El estado anímico en el que se encuentran los estudiantes en época de exámenes o en períodos de estrés hace que sus defensas bajen, por lo que es necesario tomar mucha vitamina C, que como sabéis podemos encontrar en productos como los cítricos.

También es primordial que consumamos fósforo, presente en las legumbres (lentejas, judías, garbanzos…), algunas verduras y hortalizas, y los frutos secos, por ejemplo. Esto ayudará a mantener vuestra memoria en buen estado. También algo de chocolate es bueno para esta cuestión.

Según los autores de “Comida Sana” también se debería completar una dieta de este tipo con jamón y mejillones. Por otro lado, algunos consideran que el té verde es bueno para la concentración, y además, ayuda a combatir la fatiga. Además, es importante comer alimentos ricos en Omega 3 para el buen funcionamiento de nuestra mente. Está presente en algunos pescados y mariscos.

Vía “Comida Sana”, de Manuel Torreiglesias y Mª José Rosselló

Llega la drunkorexia

Llega la drunkorexia

Lamentablemente, el paso de los años y las nuevas costumbres traen consigo también nuevos trastornos y enfermedades. La última es la drunkorexia, que está aumentando peligrosamente entre los jóvenes. Se trata de una enfermedad que mezcla la anorexia y el alcohol y de la cual está alertando el Instituto de Obesidad.

Según parece, algunos jóvenes dejan de comer e intentan compensar esas calorías no ingeridas con el alcohol. Teniendo en cuenta lo que engorda el alcohol, algunas creen que de esta forma solventan el problema de las calorías extra. Esto, que ocurre especialmente entre las chicas, es peligroso porque el hígado de la mujer sufre más con el alcohol. “El corazón es también más vulnerable y con un 60% menos de alcohol puede sufrir la misma cardiopatía”, afirman los expertos. Aunque un hombre y una mujer beban la misma cantidad, los efectos son más negativos para el organismo femenino.

La situación puede provocar, con el tiempo, una “desnutrición severa y un incremento del daño hepático”. Para los casos graves, es necesaria la actuación de psicólogos y nutricionistas, pero sobre todo, es fundamental la atención de los padres en estos casos, pudiendo evitar el problema si observan el comportamiento de sus hijos ante el alcohol.

Los riesgos de abusar de las bebidas refrescantes

Los riesgos de abusar de las bebidas refrescantes

Ya sea para combinarlos con alcohol o porque nos guste beber con bebidas de cola y no con agua, lo cierto es que la muchos de nosotros abusamos de los refrescos en nuestra dieta. De entrada, no parecen tener efectos tan perjudiciales como el alcohol o el tabaco y su consumo, no está mal visto socialmente, por lo que tendemos a ignorar el daño que pueden hacer a nuestra salud y a nuestra dieta si comenzamos a tomarlos de forma -digamos- demasiado habitual. En primer lugar, no hay que olvidarnos nunca del alto contenido de estas bebidas en azúcar, algo que puede ser fatal para nuestro sueño de perder un par de kilos.

Tal como podemos leer en un artículo publicado en Muy Interesante sobre los refrescos, “los que no llevan azúcar (Light) llevan necesariamente edulcorantes. Por otro lado, los que no contienen cafeína, suelen llevar más azúcar”. Diversos estudios han demostrado, como señala este artículo de El País, que a mayor consumo de bebidas azucaradas, mayor riesgo de sufrir problemas coronarios, obesidad, diabetes, gota, etc.

En los niños, por ejemplo, se ha demostrado la relación entre la obesidad y el consumo de estos productos. Claramente, tomar alguna que otra Fanta o Coca-Cola no va a hacer que nos convirtamos en personas obesas, pero sí debemos comprender que no es bueno que se convierta en costumbre diaria porque a la larga sí puede suponernos algún problema.

El efecto rebote de las dietas

El efecto rebote de las dietas

El conocido efecto rebote o yo-yo que tienen algunas dietas es de sobra conocido por todos. Sabemos en qué consiste… Tras haberte sometido a una dieta estricta, la dejas y, de golpe o algún tiempo después, vuelves a ganar todos los kilos perdidos e incluso alguno más. Lo que no sabemos es por qué se produce este odioso efecto y esto es lo que vamos a tratar de aclarar en este artículo.

No suele ocurrir con cualquier dieta sino en aquellas desequilibradas, muy bajas en calorías, que obligan al cuerpo a acostumbrarse a un régimen alimenticio muy estricto y muy diferente al habitual. Es típico de las conocidas como dietas – milagro que prometen bajar una gran cantidad de peso en muy poco tiempo.

Según indica la revista Hola, el cuerpo se adapta a esa falta de alimento, aprovechando al máximo la energía consumida. En el momento en que cambiamos de dieta, continua haciendo lo mismo, es decir, sacando el mayor provecho posible de la comida ingerida. Esto se traduce en un aumento de peso rápido.

La única solución posible está en la prevención. Debemos evitar las dietas – milagro que proponen una pérdida alucinante de kilos y acudir a un especialista antes de decantarnos por un determinado plan para que determine si estamos en las condiciones físicas adecuadas y nos aconseje cómo hacer la dieta.

Qué comer para dormir mejor

Qué comer para dormir mejor

Una cena copiosa puede arruinar nuestras intenciones de dormir bien, de la misma forma que comer según qué alimentos puede hacer que nos resulte muy complicado conciliar el sueño tras la cena. Por ello, debemos evitar comer muchos dulces, ya que el azúcar puede influir en nuestro descanso nocturno. También es recomendable evitar las comidas con mucha grasa, como por ejemplo el fast food, así como la carne roja y los alimentos ricos en proteínas. Por supuesto, procurad no ingerir nada picante, porque puede ser nefasto para su digestión posterior.

En cuanto a las bebidas, deberíais olvidaros del café y los refrescos con cafeína, por ejemplo, ya que os harían estar más activos y no podríais conciliar el sueño fácilmente.

Por el contrario, hay algunos alimentos que pueden ayudarnos a descansar. Según una información recogida por 20 Minutos, éstos son los alimentos ricos en triptófano, como pescados, huevos, pollo, pavo, legumbres, frutos secos, semillas y algunas frutas, como el plátano o la piña.

Si todo esto no os funciona, siempre podéis tomar una infusión de valeriana, melisa o limonero, entre otras opciones, que tienen ciertos efectos relajantes que seguro que os vendrán muy bien a la hora de coger el sueño.

Los malos hábitos de la mujer española al comer

Los malos hábitos de la mujer española al comer

Solemos quejarnos de que no logramos quitarnos esos kilillos de más que nos sobran, pero en ocasiones la solución no está en hacer una dieta estricta y volver a ganar lo perdido en cuanto volvemos a comer normal. La solución para perder lo que nos sobra pasa, en muchos casos, por hacer cambios en nuestra dieta diaria.

Según un estudio realizado por la Universidad de Granada, las mujeres españolas consumimos un 15% más de las proteínas que en realidad necesitamos, y por otro lado, tomamos menos hidratos de carbono de los que debiéramos. Además, la mayor fuente de energía para las niñas adolescentes son los alimentos precocinados, mientras que la mujer adulta basa su dieta en la carne y pasados los 50, el pan es el alimento más destacado.

A medida que la edad aumenta, nos vamos acercando más a los preceptos de la dieta mediterránea, que las mujeres españolas en general cumplen al 50% aproximadamente. El estudio, que se ha realizado en el sur de España, también concluye que las embarazadas menores de 32 años y las primerizas en general siguen bastante bien este tipo de alimentación.

Por otro lado, arroja datos como que las niñas y adolescentes hacen desayunos con una calidad de 5,68 sobre 10.