Qué comer si padeces hipertensión

Qué comer si padeces hipertensión

Veamos la dieta que necesitas para controlar la hipertensión HIPERTENSIÓN: RECOMENDACIONES DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD

La hipertensión es un problema que aqueja a todos los países y ahora, a todas las generaciones.

La dieta es un elemento fundamental para el ser humano. La Organización Mundial de la Salud, dio unas cifras alarmantes para el año 2017: el 32% de la población mundial murió por hipertensión arterial, esto es, 17.8 millones de personas, siendo que la mayoría de ellos fallecieron por accidentes cardíacos y cerebrovasculares.

Nutrición: Recomendaciones ante la hipertensión:

Dieta saludable: reducir el sodio

Estas cifras que muestran la población que sufre de hipertensión alarmaron a todas las organizaciones de nutrición, salud, y que en general, se encargan de la producción, procesamiento y venta de alimentos, tanto en establecimientos pequeños, así como en los productores masivos.

Uno de los elementos que recomiendan para una dieta saludable, y que fue avalado por la Organización Mundial de la Salud, fue el de reducir el sodio. Los estudios indican que reducir el sodio, disminuye significativamente el riesgo de sufrir tensión arterial.

¿En dónde se encuentra el sodio?

Para una dieta saludable debemos saber en dónde se encuentra el sodio, ya que, no solo reducimos el riesgo de hipertensión arterial disminuyendo el consumo de sal. Para una nutrición completa y balanceada, la leche, la nata, los huevos y la carne también debemos reducirlos significativamente.

Disminuír alimentos procesados para una buena dieta

Para que alcancemos el nivel de nutrición y de salud que tanto anhelamos, y así, podamos disminuir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o cardiovascular, también es importante prestar mucha atención al consumo de alimentos procesados.

Una dieta balanceada debe disminuir significativamente el consumo de alimentos procesados tales como las galletas saladas, el tocino, el queso, las palomitas de maíz, los cubitos, la salsa de pescado, la salsa de soja, entre otros.

Educación del hipertenso: Aumentar la actividad física

Un estudio para la reducción del riesgo de la hipertensión arterial realizado en Argentina y publicado por el Consenso Latinoamericano sobre Hipertensión arterial, revela que la educación de los hábitos de alimentación de la persona, es un elemento fundamental en el cambio de mentalidad del hipertenso.

Este estudio revela que las medidas para modificar los hábitos de vida del hipertenso, deben pasar por cambios psicológicos, cambios de hábitos de vida, aportes terapéuticos y físicos.

Así pues, en esta publicación, se llegó a la conclusión que la educación para aumentar la actividad física del hipertenso es fundamental para mejorar los niveles de vida de la población en general.

Caminar, nadar, andar en bicicleta, y hasta actividades como subir las escaleras del edificio, pueden hacer un cambio significativo en la persona que sufre o padece de hipertensión.

Generalmente, no se recomiendan actividades de alto impacto si no se ha realizado un estudio al hipertenso sobre si tiene alguna cardiopatía silente.

Hipertenso: Conseguir apoyo en profesionales de la salud

Se ha recomendado ampliamente al hipertenso, que pueda acudir a un profesional de la salud que verdaderamente modifique su estructura mental, hacia una mentalidad que acerque al paciente a entender el aporte para su nutrición de cada alimento que consume.

En una dieta, no solo es seguir al pie de la letra lo recetado por el médico, sino además, tener consciencia de los alimentos que se están consumiendo, y así poder crear un hipertenso que vaya camino al cambio en su manera de alimentarse.

Hipertensión en niños:

Cuando el paciente hipertenso es un niño, las condiciones varían porque se debe atacar con un profesional, todo aquello que el niño necesita vs. Aquello que le está haciendo daño.

Se ha recomendado que un niño que sufre de hipertensión, por ejemplo, no consuma prácticamente ninguna fritura, y muy poca sal, sin embargo, la leche, el queso y los huevos se pueden mantener siempre que se trate de una dieta balanceada y no se exceda en el consumo de estos alimentos.

Sin embargo, en el niño, el monitoreo es fundamental. Se deben realizar exámenes semestrales, para revisar el avance, y se deben incorporar muchas más verduras y frutas a la dieta del niño, aun cuando este cambio se esté introduciendo de manera paulatina y no repentinamente, para no ocasionar aversión a las verduras y a las frutas.

Dieta paleolitica

dieta paleolitica

Cuando de bajar de peso se trata cualquier dieta nos viene bien siempre y cuando estemos seguros que nos beneficia y esta avalada. Una que es realmente primitiva y que ofrece resultados satisfactorios es la dieta paleolítica.

Esta se basa en nuestra genética y los niveles de adaptación del cuerpo humano ante los diferentes alimentos. Lo que comían en el pasado paleolítico era una dieta a base de carne verduras, pescado y frutas. Por lo general no comen lácteos, legumbres y cereales.  Si este término puede parecer algo novedoso para los amantes de la dieta es fundamental comenzar a manejarlo e incluso ponerlo en práctica.

En que se basa la dieta paleolítica

La dieta paleolítica es una forma de ver, genéticamente, como nos adaptamos los seres humanos en la actualidad a la manera de comer de los antepasados primitivos. Se trata de un menú a base de carne, frutas y verduras. También entra en la lista la gastronomía marítima a base de pescado y mariscos.

Lo que no acepta esta dieta es la inclusión de alimentos lácteos, legumbres o vegetales. En otras palabras, lo único que podemos consumir para que esta dieta tenga efectos positivos era solo lo que se comía en la época de las cavernas.

Debemos consumir alimentos que nos proporcionen nutrientes altamente calificados con proteínas, minerales, vitaminas y antioxidantes. Con esto, debemos evitar la ingesta de azúcares, alimentos procesados y algunos alimentos considerados saludables por la medicina moderna.

La dieta paleolítica es la manera más natural de alimentarnos

Existe una amplia comunidad de defensores de la dieta paleolítica quienes buscan mejorar la manera de comer de las personas. Ellas incitan al ser humano a tener una alimentación diferente a la que hemos venido desarrollando durante décadas.

Es fundamental para la dieta paleolítica no consumir azúcar, harinas, o lácteos. El resultado es lo que vemos actualmente, un arraigo y hasta una necesidad el tener que consumirlos.

Por el contrario, lo que debemos mejorar es la manera de comer proteína de origen animal sanamente. Es necesario incluir las grasas y verduras y sacar todo aquel producto envasado para dar inicio al consumo de alimentos frescos.

Otras especificaciones para llevar una buena dieta paleolítica es la carne de origen animal, que debe ser alimentado únicamente con pasto. Con respecto a las grasas saturadas, lo que se recomienda es que sean de animales sanos.

En el caso de frutas y verduras, estas deben ser por temporada y de la mejor cosecha. Además, deben ser bajas en fructosa y altas en antioxidantes. En resumen, todo lo que esta dieta propone debe ser orgánico y lo más natural posible. Beneficios de una dieta paleolítica

¿Quieres bajar de peso y mantener una vida saludable?

La respuesta a esta interrogante la tiene la dieta paleolítica. A través de los siguientes beneficios podemos obtener resultados de calidad en nuestra salud:Ayuda a mantener completamente equilibrada la energía necesaria para el día Los niveles de azúcar en la sangre mejoran significativamente Mantiene una piel y dentadura totalmente sana Para los amantes del deporte la dieta paleolítica los ayudará a realizar sus actividades con mayor facilidad y rendimiento Alivia ampliamente las alergias Ayuda a quemar la grasa alojada en el cuerpo permitiendo una disminución del peso y a prevenir la obesidad El tipo de dieta incluye alimentos que no nos aumentan de peso y nos dejan satisfechos Mejora la calidad del sueño y el descanso

Como vemos, esta dieta de las cavernas mejora considerablemente nuestra salud adelgazando sanamente. Sin embargo, actualmente carece de soporte científico que indiquen los efectos y riesgo que genera. Por eso es recomendable activar esta dieta con una buena dosis de ejercicio diario.

Menú y resultados de una dieta paleolítica

Si quieres comenzar una buena dieta paleolítica lo primero que debes hacer es crear una rutina alimentaria. Si no sabes cómo iniciar aquí te dejamos un menú muy delicioso:Comencemos desayunando un salmón asado y de fruta un melón Al mediodía, hora de almuerzo, podemos combinar un lomo de cerdo magro asado y ensalada verde con nueces y zumo de limón. Para la noche, el solomillo de carne de res al horno acompañado de brócoli al vapor. También una buena ensalada de hortalizas verdes con tomate, aguacate, almendras, cebolla y un aderezo de jugo de limón. Podemos cerrar con un postre a base de fresas frescas y dulces De merienda entre comidas podemos probar frutas y vegetales variadas coma naranjas, bastones de zanahoria o apio. La ingesta de agua es parte de la dieta paleolítica por lo que no podemos dejar de consumirla.

Tras varios estudios sobre esta dieta se han encontrado que es muy similar a otras terapias de alimentación. Pero el resultado de la paleolítica ha dejado a muchos impactado.  Es decir, si funciona si seguimos al pie de la letra las instrucciones.

Actualmente se busca mejorar la calidad de la información que se tiene sobre esta dieta en donde las investigaciones involucran a más personas. De momento es débil su soporte pero se puede realizar porque no hay efectos secundarios.

Las propiedades anticancerígenas de la cúrcuma

Las propiedades anticancerígenas de la cúrcuma

“Curcuma es un género de alrededor de 80 especies de la familia Zingiberaceae. Curcuma longa, de nombre común cúrcuma, es una planta herbácea de la familia de las Zingiberaceae nativa del suroeste de la India.”

Usualmente conocida como “La reina de las especias” o “La especia de la vida”, es oriunda de las regiones asiáticas, aunque se puede encontrar también en áreas tropicales. En su trayectoria histórica encontramos que se introduce constantemente a la sociedad sobre todo en el ámbito gastronómico. No obstante, sus características curativas han sido utilizadas también en menor medida por la población. No es hasta las últimas décadas cuando el desarrollo de la ciencia ha permitido hacer un análisis más exhaustivo de sus propiedades y composición química. 

La cúrcuma es una planta con múltiples usos dentro de la medicina tradicional. Usualmente se administra con el objetivo de paliar malestares como las diarreas, cólicos e inflamaciones. El método habitual para prepararla es moliendo e hirviendo el rizoma y con el polvo naranja que se obtiene de este proceso elaborar diferentes productos.

Estudios recientes han sido capaces de identificar el compuesto químico que provee las propiedades medicinales de esta: curcumina. Si bien al ingerir esta sustancia nuestro organismo la absorbe con dificultad, es posible potenciar dicha absorción si la consumimos acompañada de pimienta negra como suele prepararse en el curry.

Cáncer: preámbulo 

Los radicales libres u oxidantes, cumplen una función transformadora cuando el organismo se ve lesionado. Su tarea es básicamente defender al cuerpo contra infecciones y bacterias. Sin embargo  en el proceso de protección nuestras células pueden resultar dañadas y comienza entonces una degeneración corporal debido a la constante afectación de las mismas por los radicales libres. Esto puede derivar en enfermedades del corazón o inflamación crónica, las cuales precipitan el envejecimiento prematuro y el crecimiento de células.

Por lo tanto, las propiedades antioxidantes y antinflamatorias de la cúrcuma se posicionan como importantes hallazgos en el ámbito terapéutico. 

Cúrcuma contra el cáncer

La efectividad del tratamiento, con los compuestos extraídos de esta planta, en la batalla contra el cáncer ha ido ganando prestigio y aceptación con el paso de los años. Según la Universidad de Texas MD Anderson Center, la curcumina detiene el avance de las células cancerígenas dentro del organismo humano y favorece la apoptosis (muerte de estas células).

En el 2010 se comenzó una investigación para intentar una producción constante de esta sustancia en tejidos afectados. Para esto se inyectaban los mismos con curcumina y se esperaba a que las células respondieran al estímulo del compuesto. De responder favorablemente, este tratamiento ayudaría considerablemente en tratamientos alternativos contra el cáncer.

Sus efectos más notables son los antioxidantes, antitumorales y anti-inflamatorios, los cuales inciden positivamente en las tres etapas del cáncer (Inicio, desarrollo y progreso).

Gracias a pruebas en animales, hasta el momento se ha demostrado su funcionamiento en los siguientes tipos de cáncer:

• cáncer de mama

• cuello uterino

• colon, estómago

• hígado

• leucemia

• células cancerígenas de la cavidad bucal

• páncreas

• ovario 

• próstata

Cómo funciona la cúrcuma en relación al cáncer

A través de una investigación centrada en el cáncer de próstata dirigida por la Universidad de Alabama realizada 2007, se ha podido llegar a las siguientes conclusiones:

• Actúa sobre las células, forzándolas a producir proteínas que juegan un papel importante en el proceso de apoptosis o muerte celular programada.

• Disminuye notablemente la aparición de tumores malignos al limitar la generación de la proteína MDM2. 

Basándose en la premisa de que el activador de la inflamación NF-KB cumple un importante rol en la creación de MDM2, científicos interesados en el tema decidieron realizar varios test en ratones vivos. Con el objetivo de demostrar esta tesis se les implantaron células cancerosas que eventualmente derivaron en tumores malignos.

En un periodo de 4 semanas, durante 5 días de las mismas se les administró a los roedores un placebo o curcumina.  Estos últimos fueron subdivididos en tres grupos (a, b, c) a los cuales se les administró; solo la curcumina, el producto y gemcitabina (agente quimioterápico) y  curcumina mas radiación, respectivamente.

• Los resultados arrojaron la respuesta de que “inhibió el crecimiento de los injertos de cáncer de próstata y mejoró los efectos anticancerígenos de la gemcitabina y la radioterapia”.

Beneficios del veganismo para la salud

Beneficios del veganismo

En primer lugar, conviene distinguir entre el vegetarianismo y el veganismo. Mientras que el primer tipo de dieta acepta la ingesta de derivados de la leche (yogures, queso, etc.) y los huevos, la segunda erradica también la posibilidad de comer dichos alimentos. Con todo, no cabe duda de que tanto el vegetarianismo como el veganismo son tendencia en la actualidad. Cada vez son más los estantes de supermercados y tiendas ‘ecológicas’ copados por productos cuyo mayor reclamo es que están exentos de cualquier ingrediente animal. Pero, ¿a qué se debe esta proliferación? ¿Es una simple moda o, tal y como defienden sus seguidores, no comer animales es realmente más sano para la salud humana?

Los estudios (y artículos, foros, webs, ponencias, etc.) sobre el tema cada vez son más abundantes, pero lo cierto es que, por más que una se informe al respecto, resulta muy complicado llegar a obtener una respuesta satisfactoria sobre el asunto. Por ello, en esta entrada queremos referirnos, aunque sea de manera breve, a uno de los máximos exponentes en la materia a nivel mundial, el Dr. T. Colin Campbell, bioquímico norteamericano experto en nutrición. Su historia arroja bastante luz sobre las bondades de no comer animales. El vegetarianismo y la proteína animal según la obra del Dr. Campbell

La mayoría de conocimientos adquiridos por el Dr. Campbell a lo largo de su amplia carrera han quedado reflejados en su obra ‘El estudio de China’ (coescrita junto con uno de sus hijos), un libro de referencia en nutrición cuya primera edición fue lanzada al mercado en 2005 con un enorme éxito de ventas. En ella, el Dr. Campbell explica los motivos que lo llevaron a convertirse en vegetariano, allá por los años 70, después de toda una vida comiendo carne y defendiendo su ingesta frente a sus alumnos (por entonces alternaba su labor de investigador con la de profesor).

Según cuenta el doctor, un amigo científico le pidió que se mudase con él a Filipinas para estudiar un extraño fenómeno que allí se producía: la mortandad infantil a causa del cáncer de hígado (una enfermedad tradicionalmente adulta) era enorme. La premisa de la que su colega partía era que la razón fundamental detrás de dicho fenómeno era la ingesta de cacahuetes (un alimento muy popular en Filipinas, así como en muchísimas otras regiones subdesarrolladas del planeta), y en particular de una de las toxinas con las que eran sulfatados (la aflatoxina).

El estudio estaba financiado por el gobierno estadounidense, y el Dr. Campbell decidió aceptar el reto. Así comenzó uno de los estudios más significativos sobre la relación entre la dieta y el cáncer, un estudio que duró más de diez años y que abriría infinidad de puertas en terrenos relacionados con el ámbito de la nutrición. En dicho estudio (que con el paso de los años se convirtió en un enorme experimento y que trasladaría su objeto de estudio a la población de otro país asiático, China), el Dr. Campbell descubrió que la elevada mortandad infantil por cáncer de hígado no se debía a la ingesta recurrente de aflatoxina, sino sobre todo a la activación de esta cuando entraba en contacto con proteínas de origen animal.

El experimento más conocido del Dr. Campbell y que influiría de manera determinante en la concepción venidera y a nivel global de la dieta (y, así, del vegetarianismo) consistió en separar a dos grupos de ratas y alimentarlas de la siguiente forma: al primer grupo se le suministró cierta cantidad de la toxina cancerígena, pero en su dieta solo se incluyó proteína de origen vegetal; al segundo grupo se le administró la misma proporción de aflatoxina, solo que en este caso sí se alimentó a los roedores con proteína de origen animal. El resultado fue más que esclarecedor: el 100% de las ratas del segundo grupo murió infectado por cáncer durante el tiempo que duró el experimento, mientras que todas las ratas del primer grupo sobrevivieron al mismo. De este modo quedó demostrado que la toxina cancerígena, por sí sola, no afectaba a los sujetos de la investigación (permanecía latente pero inofensiva), sino que requería de la exposición a un agente externo (la proteína animal) para que reaccionara y desarrollase las mortíferas células cancerosas.

Patatas con zumo

Patatas con zumo

Ingredientes para 4 personas:

-400 g de patata roja

-500 ml de caldo oscuro de pollo

-10 g de pimentón dulce

-100 g de almidón de Kuzu

-250 ml de agua

-1 diente de ajo

-4 hojas de eucalipto

-2 dl de aceite de girasol

-sal Maldon

Preparación:

Pelar las patatas y ponerlas a cocer con el agua, el caldo de pollo y el pimentón dulce. Una vez bien cocidas, sacarlas y pasarlas por el túrmix hasta obtener una crema fina. Rectificar de sal. Hervir más el caldo hasta que se reduzca y colarlo. Calentar la crema de patata y añadir el almidón de Kuzu diluido con 1 dl de agua. Trabajar la mezcla al fuego 30 min hasta que sea una masa semi-transparente. Reservar en frío en moldes de 1, 5 cm de alto. Una vez frío, cortar las porciones de patata. Calentar los dados en el horno de vapor 15 min a 85 º C. Enfriar con agua y hielo. Pelar el diente de ajo, Filetearlo y freír hasta que tenga una textura crujiente. Infusionar las hojas de eucalipto con el aceite de girasol a fuego bajo 1 hora. Montaje: Calentar las porciones de patata con la salsa, acaba el plato con el ajo frito, el aceite de eucalipto y la sal Maldon.



Adelgazar debidamente

Adelgazar debidamente

Adelgazar supone un sacrifico de cambios de hábitos en la alimentación, incluso de cambio de vida en general, pues comer de forma saludable, se convierte en un estilo de vida. De esta forma, el metabolismo va cambiando y logrando que el peso vaya disminuyendo si sacrificio.

Hemos de combinar correctamente los alimentos, pues así las digestiones se realizan más fácilmente, pues si sucede lo contrario, el metabolismo se ralentiza y aparecen los gases y el estreñimiento.

Los alimentos rápidos de digerir, son aquellos que el organismo reacciona acelerándose, por lo tanto, la quema de calorías se hace de manera más rápida. Como ejemplo, tenemos que si se comen proteínas y carbohidratos, los dos hacen presión en el sistema digestivo, por lo tanto la digestión se hace más lenta, entonces la comida se fermenta en el estómago, se producen así los gases y la saciedad, teniendo mayor sensación de cansancio y decaimiento cuando realizamos esta pesada comida.

Combinar los alimentos correctamente, es el secreto de muchas dietas, estas se organizan en dos etapas, la primera para perder el peso y la segunda para mantenerse, consiguiendo un nuevo estilo de vida. En la primera etapa, se han de eliminar los alimentos que dañan, separarlo en cuatro grupos, según sus aportes y aprender a consumirlos en cuanto a su combinación. En la segunda, se ofrecen “recompensas” en forma moderada, sin perder el equilibrio de la dieta, es decir, incluir alguna copita de vino, una pizca de azúcar, un poquito de chocolate… siempre de manera puntual.



Las dietas energéticas

Las dietas energéticas

Comenzar el día con energía, es el secreto de una buena dieta. En ello, está el desayuno completo, el cual, se convierte en la principal comida del día. Este ha de contener lácteos (yogur, leche, queso…), frutas y cereales. Pero no solo con esto, se consigue la energía necesaria para afrontar el día, sino tener especial cuidado con las comidas demasiado abundantes, pues alimentar al organismo con más energía de lo necesario, no beneficia para nada. Se ha de tomar solo lo justo  que se necesita para funcionar, ya que las digestiones se pueden volver pesadas. Tampoco la dieta ha de ser pobre y escasa, ya que la monotonía o la poca nutrición pueden debilitarnos. Un buen menú saludable, es aquel que alterna toda clase de alimentos, sobre todo frutas y verduras.

Igualmente las comidas deben ser a lo largo del día en varias veces, cinco al día y en poca cantidad es lo perfecto. No es nada conveniente hacer pocas comidas en excesivo alimento, pues muchas horas sin comer, baja la azúcar en sangre y dan sensación de fatiga. La fibra es una gran aliada, pues aporta mucha energía y duradera, ideal para la merienda.

La hidratación, es también muy importante. Es necesario tomar como mínimo dos litros de agua diariamente o bien en zumos, sopas, infusiones, etc. Si no consumimos suficiente líquido, el corazón se esfuerza en su trabajo y el cansancio es evidente. La orina es un buen control para saber si tu cuerpo está bien hidratado. Ir al baño cada dos o tres horas, es signo de buena hidratación.



La dieta macrobiótica

La dieta macrobiótica

¿Has oído hablar alguna vez de las dietas macrobióticas?, pues esta es de origen japonés, la cual, como esta cultura siempre persigue, logra el equilibrio del cuerpo y la mente. Se busca estas cualidades a través de la alimentación. Su creador fue Georges Ohsawa, realizándola con la combinación del ying y el yang, los cuales tienen unos principios que evitan las enfermedades espirituales.

Se clasifican los alimentos en dos, unos pertenecen al yin y los otros al yan. Los primeros, son los fríos como frutas, verduras, lácteos… y los segundos los calientes, pescados, cereales, tubérculos… estos últimos se consumen menos.

La dieta, se compone del 50% de cereales integrales (de esta forma se retiran los alimentos refinados), el 15% de frutas y legumbres y el resto del porcentaje por verduras.

Algunos alimentos orientales son específicos y básicos en este tipo de alimentación, estos pueden ser el mijo, cous cous, soya, hongos, algas… pero actualmente se puede conseguir en muchos supermercados, pues hoy en día, toda se ha universalizado.

Si te has decidido a seguir esta dieta debes de saber:

-se deben evitar alimentos procesados y artificiales, teniendo como preferencia los orgánicos y naturales

-azúcar y sal, se han de consumir de manera natural, dejando a un lado las formas refinadas

-café y té también se han de dejar a un lado

-pescado y huevos, se pueden consumir de manera orgánica

-las carnes blancas, se pueden incluir de vez en cuando

-carnes rojas y lácteos están prohibidos

-dulces y miel se evitan, al igual que tubérculos y tomate



Dieta elaborada por medico

La dieta Montignac
Alimento Cantidad Calorías Proteínas Lípidos Glúcidos
Leche des. 200 ml. 72 7.2 0.2 9.8
Zumo naranja 200 ml. 272 0.6 —– 71.6
Pan tostado 60 grs. 188.4 5.64 12:54 41.1
Mantequilla 10 grs. 79.5 12:02 8:53 0
Judía 250 grs. 37.5 2.5 12:25 8
Aceite 5 grs. 46.5 —– 4.99 0
Ternera 100 grs. 224 08.26 03.12 —–
Manzana 180 grs. 93.6 12:54 0.72 24.84
Infusión 200 ml. 116 02.28 —– —–
Queso fresco 50 grs. 95 6:05 7.3 1:58
Manzana 180 grs. 93.6 12:54 0.72 24.84
Huevo 100 grs. 155 13.06 10.09 12:55
Jamón dulce 50 grs. 109.5 05.11 7.6 6.4
Lechuga 100 grs. 17 2.1 0.2 9.2
Mandarina 200 grs. 66 2.4 1.8 21.06
TOTAL (grs.) 106.78 55.15 211.41
TOTAL (cal.) 1665.6 427.16 496.35 845.64
TOTAL (%) 25.64 29.08 50.77

La dieta número 3 aporta 1665.6 calorías, por lo tanto es más calórica que las otras dos, pero es también adecuada para el adelgazamiento porque generalmente cuando una dieta aporta menos de 2000 calorías, ya se empieza a disminuir de peso. En cuanto a los nutrientes, nos ofrece un 25.64% de proteínas, un 29.8% de lípidos y un 50.77% de glúcidos. Podríamos decir que es equilibrada, aunque quizás contiene demasiadas proteínas ya que se sobrepasa un 5% de lo establecido; seguramente que sería más apropiado que este cinco por ciento sobrantes, pasara a ser glúcido. En resumen, la dieta aporta un pequeño exceso de proteína poco importante, pero se podría seguir considerando equilibrada, porque no creo que este pequeño incremento se notara en nuestro cuerpo.



Dietas con píldoras

Dietas con píldoras

Existe una afición muy errónea en cuanto a las dietas en las que se suprimen alimentos y se sustituyen por píldoras, las cuales, se toman sin prescripción médica. Estas píldoras, están aconsejadas para perder peso y se dividen en dos clases: inhiboras y bloqueadoras de grasas.

Las primeras, se dividen a su vez en dos tipos.

-funcionan como dilatadoras del estómago, produciendo así saciedad y eliminando el apetito. Sus problemas consecuentes son el daño del intestino

-contiene drogas (anfetaminas, efedrinas), utilizadas  para casos de obesidad. El gran problema de estas es la afección en el sistema nervioso y adicción, además de causar daños en el sistema endocrino

Las segundas, destinadas a la absorción de grasas, como su propio nombre indica, cumplen dicha función,  impiden que las grasas sean absorbidas por el organismo y se expulsen completamente por la orina. Estas son recetadas solamente si se tiene sobrepeso, pero la obsesión de muchas mujeres por quitarse esos kilitos de más que les sobran, les lleva a la capacidad y el riesgo de tomarlas. Los problemas que se pueden encontrar son los siguientes:

-problemas cardiovasculares, pues se acelera el ritmo cardíaco

-aumenta la presión sanguínea, por lo tanto se sufre el riesgo de hipertensión

-sequedad en la boca

La dieta más adecuada, es aquella en que se consumen todos los alimentos de forma equilibrada, ya que el organismo necesita de todos los nutrientes y grasas, pero de una forma establecida y controlada, nunca de manera artificial.