Mantener el peso ideal

Mantener el peso ideal

Una vez alcanzado el peso después de realizar una dieta, siempre tenemos miedo al efecto rebote, ya que el cambio de alimentación resulta muy duro. Comer un vaso de yogur con cereales en donde antes nos comíamos una bolsa de patatas fritas, se convierte en una meta, la cual, se aguanta durante un tiempo, pero cuando ya perdemos los kilitos que nos sobraban, comenzamos de nuevo a darnos el placer que tanto nos gustaba, entonces nos preguntamos ¿cómo puede seguir manteniendo mi peso ideal?, te damos algunos consejos a continuación:

-el agua es principal, pues beber dos litros al día, además de quitarnos la sed, quita el apetito, nos da sensación de hambre, quita la ansiedad y hace que esas horas críticas no nos apetezca picar lo que no debemos. Cuando tengas apetito, busca tu botella de agua, tenla siempre a mano

-cuando te sientes en la mesa, procura comer despacio, no tengas prisa en sentarte, utiliza todos los cubiertos, de esta forma, los bocados duran más tiempo. Comer despacio, ayuda a mantener el peso ideal, además de ser de buena educación, pues no hay nada más desagradable que ver comer a una persona de forma devoradora. Lo ideal es esperar a que todos terminen de comer para levantarse

-el postre, puede convertirse en nuestro enemigo. Cuando terminamos de comer, parece que el organismo espera algo dulcecito que le de un respiro a la dieta, pues no te equivoques, el postre, es el alimento que ha de procurar que la digestión se realice de forma fácil y ligera, por ello, lo mejor y más indicado es la fruta. Prueba a hacerte una rica macedonia.

Copa de tomate con albahaca y sorbete de yogur

Copa de tomate con albahaca y sorbete de yogur

Ingredientes para 4 personas:

Para el tomate confitado:

-200 g de tomates rojos

-1 ramita de vainilla

-80 g de azúcar

Para el puré de mango:

-1 mango

Para la gelatina de albahaca:

-250 ml de agua mineral

-50 g de hojas de albahaca

-40 g de azúcar

-1 hoja de gelatina de 2 g

Para la sopa de tomate:

-200 g de tomates

-40 g de azúcar

-3 hojas de albahaca

Para el sorbete:

-500 g de yogur natural

-90 g de azúcar

-65 g de glucosa

Preparación:

Para el tomate confitado: caramelizado el azúcar en seco y añadir el tomate en dados y la vainilla. Confitar y dejar enfriar. Para el puré: pelar el mango, deshuesar-lo y pasadlo por el túrmix. Para la gelatina de albahaca: escaldar las hojas de albahaca y refrescar con agua y hielo. Triturarlas con el Thermomix con el agua y el azúcar, colar. Calentar un poco del agua de la albahaca para fundir la gelatina, previamente hidratada. Para la sopa: cocer al horno los tomates a 200 º C. En caliente, triturar en el Thermomix con el azúcar y la albahaca, reservando un poco del caldo de la cocción para corregir la textura, que no debe ser demasiado líquida. Colar con un colador chino y dejar que se enfríe. Para el sorbete (compre-lo bueno y hecho): templos el yogur y añadir azúcar y glucosa. Calentar hasta 65 º C. Enfriar y helarla en la sorbetera. Montaje: en una copa, poner el tomate confitado, luego el puré, la gelatina, la sopa y, finalmente, el sorbete.

El hercampuri

El hercampuri

Los alimentos de una dieta equilibrada, pueden ser variados, entre todos ellos, se pueden añadir plantas para probar nuevos sabores, en este caso, te recomendamos en tu dieta el hercampuri, una planta originaria de los andes sudamericanos, la cual, se utiliza para los problemas de estómago desde tiempos ancestrales. En los incas, era muy común y hoy en día, lo sigue siendo por sus numerosas propiedades, algo que nos hace aprender de aquellos sabios antepasados en sus conocimientos de las plantas.

Algunos de los beneficios de esta planta natural son:

-tratamiento para los problemas cardiovasculares, pues motiva la circulación sanguínea

-contiene muchos principios amargos, por ello, estimula a la secreción del colesterol, disminuyendo sus niveles y transformándolo en ácido biliar

-es un gran diurético, esencial para la hipertensión

-reduce los niveles de glucosa en sangre, por ello, es perfecta para la diabetes

-previene y alivia las afecciones del estómago

-hace fácil la digestión de grasas, por ello, es muy adecuado para las dietas de pérdida de peso

La forma más recomendada para tomar esta planta, es en infusión (tres tazas al día), puede que nos resulte amarga y por ello, sea desagradable para muchas personas, pero se puede adquirir en forma de cápsulas en tiendas especializadas.

El hercampuri, no presenta efectos secundarios, pero su excesivo consumo, no es conveniente. No se debe tomar más de dos meses seguidos. Tampoco se recomienda si se padece hipoglicemia o si la persona es muy delgada.

Alimentación para personas que hacen ejercicio

Alimentación para personas que hacen ejercicio

Cada persona, ha de tener su dieta personalizada, pues todos no tenemos la misma actividad diaria. Por ejemplo, una persona que va al gimnasio, quema una serie de calorías extra con el ejercicio que realiza, por ello, su alimentación, ha de ser adecuada y equilibrada a razón de su consumo.

Lo más aconsejable, es consultar a un profesional, él te puede hacer una guía alimenticia, con los nutrientes adecuados, una dieta que conforme a tu organismo y evite daños en él, debido a las carencias que puedas ocasionarle.

Las personas a las que les gusta practicar deporte no deben realizar una dieta demasiado estricta, ha de consumir más minerales, vitaminas y proteínas que una que no practica.

Los hidratos de carbono, han de estar presentes en la dieta, pues proporcionan la energía necesaria. Alimentos como frutas, verduras, granos, cereales (harinas, pastas…) son ricos en hidratos de carbono. Preferiblemente, se recomiendan garbanzos, fresas, naranjas y cereales (integrales). Para no subir de peso, estos alimentos son muy necesarios, siempre con moderación y combinándolos adecuadamente.

Las proteínas, son igualmente necesarias, estas se encuentran en huevos, pescados, carnes magras y frutos secos.

Los nutrientes prohibidos son las grasas saturadas y el colesterol. Por ejemplo, un trozo de pollo es mejor cocinarlo a la plancha o hervido que friéndolo en aceite. Las grasas malas, producen enfermedades cardíacas y cáncer, por ello, hay que evitarlas radicalmente. Si quieres controlar las calorías, controla este tipo de comida, pues incluirías en tu dieta el doble de calorías de las que necesitas.

Los frutos secos en tu dieta

Los frutos secos en tu dieta

Son ricos en grasas, sí, pero en aquellas beneficiosas que ayudan a reducir el colesterol y los lípidos. También aportan proteínas, fibra, vitaminas y minerales. De hecho, muchos de ellos son ricos en vitamina E, un gran antioxidante.

Sus propiedades también los hacen protectores del corazón y por ende, nos ayudan a prevenir algunas enfermedades coronarias.

Es importante que los toméis en crudo y no salados, pero podéis tomar unos poquitos a la semana, sobre todo para sustituir otros alimentos menos recomendables y que pueden ser más negativos en tu dieta. Puedes tomarlos solos o bien introducirlos en las ensaladas para hacerlas más variadas y sabrosas.

Pautas para una dieta sana

Pautas para una dieta sana

Bajar de peso y estar saludable, es algo ideal para todos, pero lo que tenemos que tener bien claro, es que no hay ningún alimento que consiga este milagro, sobre todo, que por si solo adelgace y haga que el organismo queme grasas. La eficacia de todo esto, depende de nosotros, para ello, la dieta que llevemos ha de estar equilibrada, con suficientes proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales, todo aquello que el organismo necesita. Las calorías, se han de calcular de acuerdo a cada persona, dependiendo de su desgaste diario, pues cada una ejerce una actividad distinta por cuestiones de trabajo, rutinas diarias…

Para calcular las calorías que una persona gasta cada día, se necesita tener información sobre los alimentos, la forma de funcionar el cuerpo humano… la mejor guía para ello, es dejarse llevar por un nutricionista, el cual, analizará personalmente tus condiciones físicas (edad, sexo, estatura…), además de la actividad diaria que puedas llevar, junto al estado de salud (enfermedades, alergias, problemas de salud…) y el emocional, ya que la actitud ante las cosas, posee mucha influencia.

Lo que debes tener en cuenta es que en la mañana, el organismo aprovecha los nutrientes al máximo, por lo tanto, el desayuno, se convierte en la mayor fuente de energía diaria. Esta comida ha de ser lo más sana posible, lo ideal, es incluir frutas, lácteos, cereales (pan, tostadas…) y algo de grasa vegetal (queso light, atún…) se generosa con tu organismo cuando desayunes. No te excedas en el resto de comidas del día, come despacio y bebe mucha agua, conseguirás así las principales pautas de una dieta sana.

Las comidas del día

Las comidas del día

Las pautas de alimentación, son muy importantes para llevar una dieta sana y saludable. Hemos de tener claro que el desayuno, es la principal comida del día, ya que en la mañana, es cuando del organismo está más receptivo a los nutrientes. Después de tantas horas descansando, se encuentra renovado y recuperado, por ello, esta comida del día, ha de ser lo más completa posible. En ella, hay que incluir fruta, cereales (pan, tostadas…), lácteos y algo de grasa (queso, atún…). Nunca desayunes en poca cantidad.

A media mañana, siempre sentimos hambre, si queremos saciar este apetito, nunca caigas en la tentación de la comida rápida o bollería industrial que tantas grasas y azúcares contienen. Deja a un lado las galletas, chocolates… y opta por una fruta (manzana, pera, naranja, plátano…) es lo ideal para  quitar el apetito de estas horas. Si te quedas con hambre, añade alguna galleta de fibra para completarlo.

En la hora de la comida, no hay que excederse. Si comes fuera de casa, intenta que los platos contengan gran parte de verdura, carne, menestra… y siempre cómelos primero, es una forma de saciar el apetito con pocas calorías. A continuación, el arroz, patatas, pasta… es la comida ideal.

Comer despacio es una ley para una buena alimentación. Ayúdate con cuchillo y tenedor.

Para la media tarde, lo mejor, es la similar alimentación a la de la media mañana.

En la cena, los alimentos, procuran que sean ligeros (cremas de verduras, sopa, carne al vapor…). Normalmente se llega a casa con hambre después de un duro día de trabajo y esto hace que queramos saciarnos. Comienza la cena con verdura y el resto en pequeñas porciones.

El té azul

El té azul

Hay infinidad de tés, cada uno con sus propiedades específicas, en este caso, vamos a comentar el té azul, llamado también Wu-Long.

Este tipo de té, cada vez tiene más adeptos, se está convirtiendo en consumo mundial, debido a sus propiedades para perder peso.

La medicina natural va creciendo en demanda y en este campo, China es la máxima exportadora. Este país, la convierte en un arte tradicional milenario. Sus habitantes, son expertos en su proceso y saben que modificar estas medicinas, resulta un error. El té es sagrado para ellos y su fórmula un gran secreto.

Los científicos, dan fe de que este tipo de té posee unos beneficios que consiguen acelerar el metabolismo y quemar las grasas de forma excepcional. Se asegura que es más potente que el té verde en esta función, los supera en un porcentaje del 157%.

En él, se encuentran vitaminas como la A y C, algo que le aumenta su potencial antioxidante, antiviral y anticancerígeno. Esto lo convierte en un bloqueador solar interno excepcional, muy útil contra la diabetes, ya que bloquea las grasas y la acumulación de estas en el hígado.

Por todo esto, el consumo de té, es muy recomendado en las dietas. Una buena idea, es combinar varios durante la semana, pues todos tienen sus propiedades peculiares, beneficiando al organismo humano en todos los aspectos, ayudando a combatir enfermedades como la obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares.

La medicina natural china, incluye muchas plantas medicinales, pero el té, forma parte de forma en cuantía, signo de esta cultura milenaria.

¿Qué es una dieta?

¿Qué es una dieta?

La palabra dieta proviene del latín “diatea” que significa género de vida, lo que se da para vivir y régimen de comidas particularmente prescritos para un enfermo. Dieta es para tanto, la alimentación ordenada, racional y estudiada que recibe una persona, sana o enferma, con el objetivo de contribuir al mantenimiento de su salud.

Podríamos decir que una dieta es una manera de comer ya que cada país o región tiene una dieta y estas no deben ser forzosamente ni para adelgazar, ni para engordar ni para realizar una determinada actividad física, sino simplemente para poder sobrevivir. Está claro que todos nos tenemos que alimentar y también está claro que lo hacemos de diferentes maneras. Los catalanes tenemos unas costumbres alimentarias pero estas son diferentes a las francesas, las inglesas y las americanas. Por tanto, una dieta no es sólo un régimen que nos permita perder peso, sino que es la forma que tenemos de alimentarnos y de dar a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios.

Hay que tener en cuenta que los regímenes son modificaciones de la dieta que normalmente llevamos y que, lo que estamos haciendo en realidad, es cambiar nuestra manera de comer por una nueva, es decir, cambiar una dieta por otra que nos convenga. Esto no quiere decir sin embargo, que los regímenes o las dietas de adelgazamiento deban tener carencias, cualquier dieta debe ser equilibrada, debe tener unas determinadas condiciones y debe aportar al cuerpo una determinada cantidad de nutrientes, para que nuestro organismo funcione de forma adecuada. Así pues, tendremos que definir qué es una dieta equilibrada y describir los elementos que la componen.

La carne blanca

La carne blanca

Una de las cosas de las que primero nos hace despedirnos el dietista son las carnes rojas, y aunque es una gran pérdida para los amantes de la carne, puedes seguir consumiendo este alimento mediante la carne blanca. La carne roja hace referencia a los segmentos vacuno, ovino y caprino, mientras que la blanca es la de porcino y la de las aves de corral.

Suele ser mejor consumir este tipo de carne porque en ella priman los ácidos grasos insaturados, más saludables. Podemos elegir, por ejemplo, carne de cerdo, de pollo o de pavo, que son muy tiernas y de fácil digestión.

Además, tienen menos colesterol que otro tipo de carnes, y aportan vitaminas y proteínas, pero siempre con un aporte calórico reducido y alrededor de un 10% de grasa por cada 100 gramos de producto.

Suelen ser menos sabrosas que las rojas, sí, pero en compensación son más sanas. No es que consumir carne roja sea malo como tal, pero debéis tener cuidado con las cantidades y controlarla más todavía en los casos en que tengáis riesgo o sufráis problemas cardíacos, o de ácido úrico, por ejemplo.